¿Te gustaría quitar el musgo y los líquenes de la mampostería del jardín? Aquí se explica cómo solucionar este problema de manera fácil y completamente natural.

 

Cualquiera que tenga un patio o parte de un jardín embaldosado sabe lo molesta y antiestética que puede resultar la presencia de musgos, algas y líquenes entre las juntas o en la superficie de las baldosas. Veamos cómo solucionar este problema y evitar su reaparición con las precauciones adecuadas.

Musgos y líquenes, ¿por qué los encontramos en las baldosas del jardín?

Debido al curso natural de los acontecimientos, especialmente después de los períodos más lluviosos, no es raro encontrar las baldosas del jardín cubiertas con una pátina de color verde viscoso . Los suelos expuestos a la intemperie suelen favorecer la proliferación de mohos, líquenes y musgos, precisamente por la humedad.

El musgo es fácilmente reconocible, crece principalmente en ambientes húmedos y sombríos y tiene una característica forma de cojín formada por microfolíolos. Además de ser antiestético, puede ser peligroso ya que hace que las superficies sean resbaladizas.

Cómo cuidar las baldosas del jardín
 En cuanto a los líquenes, sin embargo, son una mezcla de hongos y algas que aparecen como pequeñas costras o pequeños arbustos . En este caso, se trata de organismos que pueden alterar la estructura misma del suelo sobre el que crecen, lo que es otro motivo para actuar con prontitud.

Cómo quitar el musgo y los líquenes de los suelos de exterior

Seguro que entre los métodos más efectivos encontramos la prevención, para conseguir que estos pequeños inconvenientes no se presenten en absoluto. Una limpieza adecuada y regular es un método excelente para evitar en lo posible la aparición de estos organismos. Si por el contrario ya están presentes, se pueden eliminar con infinidad de productos disponibles en el mercado pero también de forma natural. Ciertamente no es un remedio muy rápido y requerirá un poco de esfuerzo, pero el resultado está garantizado.

Para eliminar el musgo de forma natural, puedes utilizar ingredientes que estén fácilmente disponibles en casa. Estos son vinagre blanco y sal gruesa.

Vinagre y sal para eliminar musgos y líquenes
 El procedimiento a seguir no es complejo, de hecho bastará con aplicar los ingredientes directamente sobre el musgo y dejar actuar durante al menos 24 horas . Pasado este tiempo es el momento de proceder a la eliminación mediante un cepillo de alambre. Obviamente es recomendable realizar este procedimiento con buen tiempo, ya que el agua de lluvia disolvería la sal y se llevaría el vinagre. Así que asegúrese de que el pronóstico del tiempo no anuncie lluvia antes de continuar.

Este método también se puede utilizar para los líquenes , que sin embargo requerirán más energía para eliminar las piezas incrustadas. También presta atención a los materiales que utilizarás, ya que para algunos tipos de piso algunos cepillos de hierro podrían ser dañinos al rayarlo.

Cómo proceder en función de las baldosas del jardín.
 Lo mismo pasa con las juntas, si el musgo a quitar está entre una baldosa y otra, cuidado con quitar el cemento que las une . De hecho, si han sido atacados por musgo, es posible que las articulaciones ya tengan puntos más débiles que serían más fáciles de raspar. Obviamente , este remedio se puede utilizar tanto en suelos como en paredes exteriores , con la misma atención al tipo de superficie a tratar.